El tiempo que lleva lavar, picar, preparar, cocinar y comer la cantidad recomendada de frutas y verduras es un tiempo que mucha gente simplemente no tiene. Para muchas personas, convertir frutas y verduras en bebidas rápidas y convenientes es más eficiente que preparar y comer todas esas ensaladas.

El gobierno de los EE. UU. Recomienda que los adultos que hacen ejercicio menos de media hora al día coman al menos 1 ½ a 2 tazas de frutas y 2 a 3 tazas de verduras al día.[1] Sin embargo, según un estudio realizado por el Centro para el Control de Enfermedades, en 2015, solo el 12,2% de los estadounidenses cumplió con las recomendaciones de consumo de frutas y el 9,3% cumplió con los estándares de consumo de verduras.

Esto significa que a las personas les faltan las vitaminas, los minerales y la fibra esenciales de las frutas y verduras, lo que las pone en mayor riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas y diabetes.

Pero, ¿cuáles son las diferencias reales entre hacer jugo y mezclar, y cuál es más nutritivo? Vamos a averiguar.

¿Qué es la mezcla?

Una licuadora usa el fuerza de gravedad hacia abajo para empujar los ingredientes hacia la trayectoria de una o más cuchillas. Estas cuchillas pican y pulverizan los ingredientes, convirtiendo frutas y verduras enteras en un líquido que es lo suficientemente suave como para beber.

En términos generales, cuando mezcla una fruta o verdura entera en una bebida, el resultado se llama batido.

¿Qué son los jugos?

Los exprimidores funcionan de diferentes maneras, pero todos separan el líquido de una fruta o verdura de la pulpa y la fibra. Generalmente, el producto se muele y se presiona contra un filtro que extrae solo el jugo líquido de su producto, y la pulpa se expulsa por separado.

Exprimidor y jugo de naranja en la mesa de la cocina

Los jugos y las mezclas son formas excelentes de mantener los niveles recomendados de frutas y verduras saludables en su dieta. Ambos ahorran tiempo al preparar, cocinar y comer frutas y verduras, al transformarlas en una simple bebida.

Sin embargo, existen algunas diferencias clave entre la nutrición del jugo y la nutrición de los batidos. Aquí están las mayores diferencias.

Los batidos pueden ser más diversos

Los batidos pueden usar frutas, verduras y jugos, pero también hielo, proteína en polvo, mantequillas de nueces, yogur y una amplia gama de otros ingredientes que pueden mejorar la nutrición general de un batido, lo que potencialmente puede convertirlo en una bebida completa de reemplazo de comidas.

Los jugos tienen azúcares más concentrados

Si bien los azúcares naturales sin refinar en el jugo son mucho más saludables que los azúcares refinados, los jugos tienen una cantidad más concentrada de azúcares que los batidos, porque los azúcares vegetales se extraen de las fibras vegetales durante el proceso de extracción.

La presencia de fibra

La principal diferencia entre batidos y jugos es la cantidad de fibra en el líquido. Debido a que un batido contiene todas las fibras naturales de sus frutas y verduras, es más abundante y mejor como reemplazo de una comida.

La fibra es crucial para su salud digestiva, y la pulpa de los productos también puede contener oligoelementos que pueden perderse al hacer jugo y desechar la pulpa. Retener la fibra también ayuda a compensar el efecto glucémico de los azúcares en el jugo. Sin embargo, la fibra puede ser difícil de digerir y los nutrientes que permanecen encerrados en las fibras vegetales pueden no ser accesibles para su cuerpo.

Cuando toma jugo, los nutrientes son absorbidos rápida y fácilmente por el cuerpo, sin la necesidad de digerir la fibra. Muchas personas son sensibles a la fibra y necesitan restringirla en su dieta.

Sin la fibra, el jugo es una fuente de vitaminas, minerales y fitonutrientes mucho más densamente concentrada, para una poderosa explosión de nutrición. Omitir la fibra también hace que estos nutrientes sean mucho más biodisponibles, ya que el cuerpo puede acceder a ellos y utilizarlos mejor sin romper las fibras vegetales resistentes.

La pulpa de jugo sobrante se puede incorporar en varias recetas. Esto no solo reduce el desperdicio de alimentos, sino que proporciona fibra adicional a su dieta.

Recuerde los tamaños de sus porciones

Ya sea para licuar o hacer jugo, es importante contar las porciones de frutas y verduras en términos de lo que pone en la bebida, no de lo que sale. Por ejemplo, si toma una manzana, una zanahoria y una taza de espinacas y mezclado ellos, puede obtener una de 12 oz. zalamero. Si tomaras esos mismos ingredientes y jugo ellos, es posible que obtenga sólo 4-6 oz. de jugo. De cualquier manera, está obteniendo los nutrientes importantes que necesita de sus ingredientes.

Algunas personas aumentan inconscientemente la cantidad de ingredientes en su jugo para obtener 12 oz más satisfactorios. vaso de jugo. Sin embargo, eso también puede aumentar la concentración de azúcares y las calorías totales en el jugo.

Para aquellos que desean controlar su ingesta calórica general, es importante recordar que lo importante es lo que entra en el jugo, no el volumen de líquido que sale.

licuadora cerca de plátanos amarillos, piña madura, limones, naranjas y limas

¿Se puede hacer jugo con una licuadora?

Puede hacer jugo con una licuadora, aunque lleva tiempo, y la calidad del jugo depende en gran medida de la calidad de su licuadora. Para hacer jugo con una licuadora, simplemente mezcle frutas y verduras como de costumbre, luego cuele la mezcla a través de una gasa para separar el jugo de la pulpa. Si tiene una licuadora de baja calidad, los trozos gruesos de frutas y verduras no producirán mucho jugo.

Para una nutrición óptima, no se recomienda hacer jugo con una licuadora; colar las fibras lleva tiempo, y cuanto más tiempo estén expuestos sus jugos al aire, más oxidación se produce, destruyendo los delicados nutrientes de su jugo. Además, dejar el jugo afuera mientras se cuela puede introducir bacterias.

Para obtener la mejor calidad en el jugo, con la mayor conservación de vitaminas y minerales, lo mejor es utilizar un exprimidor y beber el jugo dentro de los 15 minutos, para evitar cualquier calentamiento accidental y reducir la oxidación.

Conclusión

Los estudios han demostrado que consumir cinco o más porciones de frutas y verduras al día puede reducir la riesgo de morir por enfermedad cardiovascular.

Hacer jugos y licuar son dos formas excelentes de obtener los nutrientes de frutas y verduras enteras. Los jugos se pueden preparar rápidamente en casa y son excelentes para las personas que no comen verduras porque no les gusta su sabor.

La gran diferencia entre hacer jugo y mezclar es la presencia de fibras vegetales, que pueden aumentar el volumen de un batido y hacer que se llene más, o en el caso del jugo, se elimina del jugo para una digestión más rápida y fácil. No existe una forma correcta de disfrutar las frutas y verduras, solo la mejor forma que funcione para usted.

[1] https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/66/wr/mm6645a1.htm?s_cid=mm6645a1_w

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here